El equívoco del semitismo y del antisemitismo

Si para gran parte de los Sefarditas se puede suponer un origen parcialmente semítico, aunque no necesariamente hebreo , por cuanto respecta a los Judíos asquenazíes, que representan las nueve décimas partes del judaísmo mundial, las cosas resultan completamente diferentes, ya que la mayoría de aquellos que en la Edad Media profesaban el judaísmo eran Jázaros. La afirmación de esta verdad histórica tiene consecuencias devastadoras sobre el mito sionista del “retorno” judío a Palestina. De hecho, es evidente que, si la mayoría de los Judíos actuales extrae su origen de los Jázaros, la pretensión sionista es destituida de su fundamento, ya que los descendientes eslavizados de un pueblo túrcico originario de Asia central no pueden ciertamente ostentar ningún “derecho histórico” sobre una región de Oriente Próximo.

Palestina, provincia de Eurasia

De hecho, Israel está completamente identificado en convalidar con firmeza el proyecto “Nuevo Gran Oriente", que asegura el dominio de EEUU en toda el área con la ambición de transformarse en la única potencia regional. Por esta razón, el Estado judío, pone obstáculos y perturba las relaciones que con mucha paciencia la Federación Rusa y la Republica China, tejen teniendo en cuenta los planes de una integración euroasiática con otros actores regionales, en particular con la Turquía de Erdogan, el Irán de Ahmadinejad y la Siria de Bashar al Asad. La consolidación y el ulterior desarrollo de tales relaciones señalarían puntos a favor de la seguridad y defensa regional, y encaminarían un real y promisorio inicio por las soluciones de las cuestiones surgidas por la creación del Estado judío, o sea: para el regreso de la Palestina como provincia de la Eurasia en un concepto geopolítico unitario.

Palästina – eine Provinz Eurasiens

n einem neuen, multi-polaren System werden sich – sofern man die Wahrscheinlichkeit eines von Israel und den USA gegen Iran gerichteten Militärschlags ausschließt – die Vorhaben Israels einer Vertreibung und Ausdehnung der Souveränität Tel Avivs auf das gesamte Westjordanland und den Gazastreifen nur schwerlich verwirklichen lassen; es müssten schließlich außer den Hauptakteuren der Region, nämlich die Türkei, Jordanien, Syrien, Ägypten und der Iran, auch die internationalen Mächte, Russland und China in Betracht gezogen werden. Moskau und Peking haben von einer Eindämmung des israelischen Expansionsdrangs nur zu gewinnen und können seine Verwurzelung im Nahen Osten nicht begrüssen. Ein militärisch und wirtschaftlich starkes Israel würde auf mittlere Sicht den beiden eurasiatischen Mächten zur echten strategischen Bedrohung werden, angesichts der engen Bande zwischen Tel Aviv und Washington und des Einflusses, den die Israel-Lobby auf die Außenpolitik der Vereinigten Staaten ausübt.

Wer sind die Vorfahren der Juden?

Dem Anschein nach war es der deutsche Historiker Ludwig von Schlözer (1735-1809), der erstmalig , i.J. 1781, das Adjektiv semitisch einsetzte, zur Bestimmung einer Sprachgruppe (Syrisch, Aramaisch, Arabisch, Hebräisch, Phönizisch), die bei den Völkern, die eine Stelle in der Bibel (Gen. 10,21-31) als Abkömmlinge der Söhne Sems, des Sohns Noahs, bezeichnet, in Gebrauch war. Der Neologismus wurde von der Gemeinschaft der Linguisten angenommen und in der Tat treffen wir auf ihn i.J. 1890, in den Lectures on the Comparative Grammar of the Semitic Languages, von W. Wright (1830-1889), dann 1898 in Heinrich Zimmerns (1862-1931) Vergleichende Grammatik der semitischen Sprachen, sowie 1913 in Carl Brockelmanns (1868-1956) Grundriss der vergleichenden Grammatik der semitischen Sprachen.

Una aproximación geopolítica a la crisis económica del sistema occidental

No son pocos los análisis que se han hecho en relación con el curso de la crisis en marcha, generalmente desde una óptica económica; en este contexto los estudios han tenido por objeto analizar el impacto de la crisis sobre la economía global y los aparatos industriales planetarios. Los resultados de estos estudios contribuyen a encontrar soluciones a cómo atravesar la crisis sin pérdida de poder por parte del sistema que encabeza Estados Unidos. Pero, como parece emerger una nueva realidad multipolar tras el momento de la unipolaridad estadounidense, es necesario pensar acerca de las relaciones entre los diferentes intereses geopolíticos de los jugadores y la crisis mundial. Tomar en cuenta las diferentes estrategias geopolíticas de los actores principales (EEUU, UE, Rusia, China, India), sus peculiares identidades culturales y ambiciones serán una ayuda para mejor definir las aproximaciones necesarias para reconstituir –o construir– la estabilidad social y encontrar nuevas formas de cooperación internacional en el marco de esta crisis.

The Economic Crisis of the Western System. A Geopolitical Approach

Concerning the ongoing crisis several analyses have been performed, generally from an economic point of view. In this context, several studies have been produced with the purpose of analysing the impact of the crisis on global economy and on worldwide industrial systems. The results of these studies contribute to finding solutions for the overcoming of the crisis, without loss of power by the western system led by US. Since at the present time a new multipolar system seems to be emerging after the US’s unipolar moment, it is necessary to think about the relation between the different geopolitical postures of the world players and the crisis. Taking into account the different geopolitical strategies of the main global actors (US, EU, Russia, China, India), their different cultural identities and ambitions can help us to define better approaches in order to rebuild (or build) social stability and to find new forms of international cooperation in the conditions of this crisis.

«Los Estados Unidos usan a Europa como cabeza de puente para atacar a Eurasia»

En una entrevista a la televisión rusa Russia Today, el analista en geopolítica italiano Tiberio Graziani señaló la dependencia de Italia en particular pero también aquella de otros países de Europa occidental con los Estados Unidos. Esta sumisión, este comportamiento político vasallo europeo occidental impide a Bruselas o a Roma de defender sus propios intereses, obligándola más bien de considerar a Moscú como un adversario que como un socio comercial.

Sou crítico com Washington porque incluiu a Europa no seu espaço geopolítico

Da actual crise mundial há que valorar consequências mais além das meramente financeiras. A energia, a geo-estratégia e a geopolítica devem ser tomadas como um desafio de futuro. Tiberio Graziani, director da revista Eurasia, fala-nos do papel da Europa e da Rússia nas relações internacionais, numa entrevista para o canal televisivo Russia Today.

América indiolatina y Eurasia: los pilares del nuevo sistema multipolar

El aventurerismo estadounidense en Georgia y la profunda crisis económico-financiera que afecta a todo el sistema occidental han evidenciado definitivamente la incapacidad de los Estados Unidos para gestionar el actual momento histórico. Los paradigmas interpretativos basados en las dicotomías Este-Oeste, Norte-Sur, centro-periferia no parece que sean válidos para delinear los próximos escenarios geopolíticos. Una lectura continental y multipolar de las alianzas y de las tensiones entre los actores globales nos permite identificar en la América indiolatina y en Eurasia los pilares del nuevo sistema internacional.

El Pacto Atlántico en la geopolítica estadounidense para la hegemonía global

En los albores del nuevo sistema multipolar, sin embargo, el dispositivo estadounidense parece que está ya obsoleto: una malla de una red (por otra parte, cada vez más deshilachada) que no logra “contener” eficazmente la fuerza de las Naciones asiáticas emergentes y su derecho, durante mucho tiempo conculcado, de determinar su propio destino. Con la presencia, en la política mundial, de naciones cada vez más determinadas y de dimensiones continentales como Rusia, China, India y Brasil, los intereses nacionales específicos de los pueblos europeos muestran, una vez más, su falta de influencia en el plano geopolítico y, sobre todo, la innatural posición de Europa en el campo occidentalista. La conciencia de la propia falta de influencia geopolítica llevará a los Europeos, tarde o temprano, a comprender que la participación en la Alianza atlántica es un vínculo que podría alejarlos de sus propios intereses mediterráneos y asiáticos.
risus. adipiscing leo. mi, amet, elementum Praesent
0

Your Cart